Entrega rápida
Entrega offerta

Molestias, infecciones: ¿qué hacer?

ALERGIAS

La alergia ocular no comporta ningún tipo de contraindicación para el uso de lentes de contacto. Las lentillas diarias desechables son las más aconsejables, pues evitan la reinfección a causa de las lentillas. Solo su oftalmólogo adaptador podrá tomar la decisión de adaptarle unas lentillas, pues cada situación es única. Algunos podrán llevar lentillas combinadas con la utilización de un tratamiento antialérgico. Otros deberán suspender el uso de lentillas durante el período de polinización.

OJO ENROJECIDO

El ojo enrojecido es el reflejo de una anomalía potencialmente grave (úlcera, absceso…). Quítese inmediatamente las lentillas y consulte a su oftalmólogo.

PICOR

Las causas son muy numerosas, normalmente ligadas a alergias. Quítese inmediatamente las lentillas. En primer lugar, enjuáguelas y vuélvaselas a poner. Si el picor persiste, consulte a su oftalmólogo.

SEQUEDAD OCULAR

El ojo seco puede tener varias causas: médicas, hormonales, ambientales, de conducta… (alergia, embarazo, climatización, higiene). Sea lo que sea, significa que no debe seguir usando las lentillas en ese estado. Consulte rápidamente a su oftalmólogo, que podrá determinar con usted el origen de esa molestia. Él le podrá aconsejar sobre un mejor uso o le prescribirá una lentillas o una solución de mantenimiento más adecuadas a sus necesidades.

DOLORES OCULARES

Las causas de los dolores pueden ser varias: conjuntivitis, queratitis, queratoconjuntivitis… Quítese las lentillas inmediatamente. 

Si el dolor desaparece después de retirar la lentilla, pruebe con otra lentilla. Si el dolor persiste, consulte a su oftalmólogo.

VISIÓN BORROSA

Quítese inmediatamente sus lentillas... ¡si las lleva puestas! 

Enjuáguelas, luego verifique que están en buena posición (los bordes para arriba), que no están intercambiadas (ojo derecho en vez de izquierdo o al revés) Observe el aspecto de sus lentillas: si ve algún defecto (rotura, residuo), tome unas lentillas nuevas. Si la visión borrosa persiste, consulte a su oftalmólogo.  

INFLUENCIA DE LOS MEDICAMENTOS

Ciertos medicamentos (contra el acné, corticoides, anti H1) pueden generar interferencias en la comodidad de uso de las lentes de contacto. Los antihistamínicos utilizados para tratar las alergias son también un ejemplo de incompatibilidad conocida. Háblelo con su oftalmólogo.

ENFERMEDADES CRÓNICAS

Ciertas enfermedades como la diabetes pueden generar interferencias en la comodidad de uso de las lentes de contacto. Sea cual sea su patología crónica, háblelo con su oftalmólogo, que la tendrá en cuenta en el momento de su adaptación. Si aparece una enfermedad crónica después de la adaptación de las lentillas, póngase en contacto con su oftalmólogo para informarle. No espere a que las molestias aparezcan, pueden ser irreversibles. 

SEROPOSITIVIDAD

La seropositividad no representa ninguna contraindicación para el uso de lentillas. Pero, cuidado: las lentillas son personales y el portador debe respetar el modo de uso de los productos de mantenimiento. Háblelo con su oftalmólogo adaptador.

MI LENTILLA ME MOLESTA

Cuando se usan lentillas, pueden aparecer varios problemas, algunos son calificados de agudos pues son de aparición reciente a diferencia de los problemas crónicos. Estos incidentes son generalmente menores y se detienen cuando se dejan de usar las lentillas. Consulte a su oftalmólogo tan pronto como sea posible.

Lo primero que hay que hacer es quitar la o las lentes que molestan inmediatamente.

Varias razones pueden explicar esa molestia: la lentilla puede estar colocada del revés en el ojo, puede estar rota, la derecha y la izquierda pueden estar intercambiadas… La presencia de pestañas o de polvo también puede provocar irritaciones. 

Si está rota, aunque sea ligeramente, debe ser cambiada necesariamente. Compruebe que su lentilla está bien puesta (con los bordes para arriba). Si la lentilla está doblada, hidrátela y luego deslícela delicadamente sobre su dedo índice hasta que se desdoble. Asegúrese de que la lentilla está entera antes de volverla a poner sobre el ojo. Si no observa ningún defecto, limpie la lentilla con unas gotas de suero fisiológico o solución de mantenimiento multipropósito (nunca con un producto oxidante) y luego masajéela suavemente. También puede enjuagar su ojo con suero fisiológico. 

Por último, puede tratarse de una fotofobia (sensibilidad excesiva a la luz) o un uso indebido de los productos de mantenimiento. 

En caso de dificultades o de dolor persistente, contacte rápidamente con su especialista.

¿LLEVO LA LENTILLA PUESTA?

¿No encuentra su lentilla y no sabe si la lleva puesta o no? 

-Empiece tapándose el ojo opuesto y compruebe su visión. Si ve claramente, sin duda lleva puesta la lentilla. 

-En caso contrario, observe si siente alguna molestia en particular, bajo el párpado por ejemplo, donde se podría haber deslizado la lentilla. Si es el caso, masajee delicadamente el párpado para hacer descender la lentilla. También puede hidratar abundantemente su ojo con suero fisiológico, vigilando de hacerlo encima de un soporte limpio o protegido. 

-Si a pesar de sus esfuerzos no consigue retirarla, contacte rápidamente con su oftalmólogo o acuda a un centro oftalmológico de urgencias.

-Otra posibilidad: su lentilla se ha caído. Mire alrededor suyo: en sus manos, en su ropa, sobre la mesa, en el suelo… 

Recuerde pedir explicaciones complementarias sobre el manejo de las lentillas a su oftalmólogo o a su óptico en su próxima visita.

HE DORMIDO CON MIS LENTILLAS

Al despertarse, su visión puede ser borrosa, incluso las lentillas pueden permanecer pegadas a sus ojos. Lo primero que debe hacer es hidratar las lentillas con suero fisiológico (sobre todo, nunca con agua corriente) antes de quitárselas. Es preferible que utilice sus gafas durante las próximas 24 horas.

Si no consigue quitarse las lentillas o sus ojos siguen enrojecidos o su visión borrosa después de quitarse las lentillas, póngase en contacto rápidamente con su oftalmólogo o acuda a un centro oftalmológico de urgencias. Ciertas lentes de contacto permiten ser usadas durante el sueño, pero no todas. Pida consejo a su médico.

ME HE OLVIDADO DE CAMBIAR LA SOLUCIÓN DE MANTENIMIENTO

Es necesario cambiar la solución de mantenimiento de su estuche todos los días y limpiarlo cada mañana. 

Para ello, vacíe la solución usada, enjuague su estuche con la solución multipropósito (sobre todo, nunca con agua corriente, ya que contiene amebas), séquelo con un pañuelo de papel desechable y deje que se seque, abierto, al aire libre. Estos gestos rápidos y sencillos le permitirán disfrutar de una mayor comodidad en el uso de sus lentillas durante todo el día.

Durante la adaptación, su oftalmólogo le aconsejará seguramente un producto de mantenimiento adaptado a las lentillas prescritas y a sus ojos. Debe respetar el par lentilla-producto prescrito, ya que garantiza la seguridad de uso con sus ojos. Por otra parte, las soluciones de mantenimiento no son todas compatibles con todas las lentes de contacto: para su seguridad, fíese de la experiencia de su médico. 

Ciertos productos de mantenimiento contienen agua oxigenada y deben ser neutralizados necesariamente antes de colocarse las lentillas para evitar cualquier irritación. 

También debe respetar el tiempo de remojo de las lentillas en los productos respectivos, según lo indicado por el fabricante, de lo contrario corre el riesgo de quemaduras oculares graves.

Cambiando de producto de mantenimiento, corre el riesgo de desarrollar alergias. O si no puede permitirse las soluciones de mantenimiento, le será difícil continuar con el uso de las lentes de contacto.

HAY MANCHAS EN MIS LENTILLAS

Se trata por lo general de acumulaciones de proteínas o de lípidos causadas por sus propias lágrimas. Estas acumulaciones pueden aparecer ya sea a causa de una contaminación de sus lentillas, ya sea por un mantenimiento insuficiente. Las lentillas no pueden usarse en este estado: si estos residuos no desaparecen con una limpieza más intensa, debe tirarlas y utilizar un nuevo par.

Masajear las lentillas, al retirarlas por la noche, ayuda a la eliminación de estos residuos. Coloque la lentilla sobre la palma de su mano con un poco de solución multipropósito y masajéela entre 15 y 20 segundos. Proceda a continuación con el mantenimiento habitual. 

Si el problema se repite, consulte a su oftalmólogo.